Protección solar: nuestra aliada todo el año

publicado en: Consejos saludables | 0

proteccion-solar-playa

Poco a poco vamos diciendo adiós a agosto y a la alta temporada de piscina y playa. Esto no significa que el cuidado de nuestra piel pase a ser menos importante. El verano permanecerá con nosotros hasta el 20 de septiembre y la experiencia de años anteriores nos advierte de que este año también puede ser un mes caluroso. ¡No nos olvidemos tan pronto de la protección solar!

Protección solar todo el año

A pesar de que solo tengamos la costumbre de llevar el protector solar con nosotros si vamos a tomar el sol, debemos recordar que el Astro Rey permanece ahí arriba todos los días del año. Seguimos expuestos a él. Es un error pensar que el verano es la única temporada en la que debemos tomar precauciones ante él, puesto que no es necesario estar tomando el sol para que su radiación pueda llegar a ser perjudicial para nuestra dermis.

Aún no hemos introducido en nuestra rutina de cuidado diaria el fotoprotector solar y es una de las claves para prevenir el cáncer de piel. En situaciones tan habituales como  ir al parque, hacer deporte o realizar actividades al aire libre es también necesario extremar la precaución. Asimismo, cabe remarcar que la aplicación en cada situación debe ser la correcta, así como la reaplicación al cabo de dos horas. La cantidad recomendada es de 2 mg/cm2, algo difícil de medir con exactitud. Por tanto, es conveniente que esta dosis sea generosa y repetitiva a lo largo del día.

La ropa y la sombra como aliados

proteccion-solar-sombrero-gafasOtro buen método de protección solar está en la correcta elección de la ropa. Las camisetas y pantalones largos de tejidos firmes y colores oscuros dificultan el contacto de los rayos ultravioletas con nuestra piel. Para una protección completa de la cabeza y el cuello se recomienda llevar sombreros de ala ancha, que cubren más que las gorras o viseras. Además, las gafas de sol nos ayudarán a proteger no solo los ojos, sino también su contorno, y facilitan la prevención de cataratas.

Por otra parte, la búsqueda de la sombra es uno de los métodos más sensatos de protección. Debemos tener en cuenta que el sol rebota en las superficies e incluso estando debajo de un paraguas o árbol nos puede llegar a alcanzar.

Transmitir todos estos consejos a los niños es fundamental para concienciarles desde pequeños sobre la importancia de los protectores solares frente a enfermedades de la piel. Los hábitos se adquieren e interiorizan con mayor facilidad cuando se es joven, por lo que este tipo de educación ha de ser un asunto prioritario.

 

Fuentes: Skin Cancer Foundation, Cuídate plus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *