Los mayores de 65 años consumen un tercio de los fármacos prescritos en el Estado

publicado en: Noticias | 0
Conjunto de fármacos de colores diferentes

La polifarmacia inapropiada es un grave riesgo para la salud

La población española mayor de 65 años consume un tercio del total de medicamentos prescritos, debido al aumento de enfermedades y dificultades físicas propias de la edad. El problema de esta situación radica en que muchas veces, la propia ingesta simultánea de fármacos genera nuevas dolencias que deben de ser tratadas, obligando a estas personas a tomar más y más medicamentos. Esta mala práctica ha sido denominada por la OMS polifarmacia y además de afectar a la salud de nuestros mayores, también supone un enorme gasto sociosanitario.

Según los datos ofrecidos por el ministerio de hacienda español, en 2019 el gasto sanitario en productos farmacéuticos y sanitarios por recetas médicas u orden de dispensación fue de 11.302.378,66€, una cifra que va en aumento y que podría reducirse con una coordinación de las dispensaciones de medicamentos.

Problemas de la polifarmacia inapropiada

El hecho de consumir más de un fármaco al mismo tiempo no tiene porqué suponer un problema de salud, sin embargo, no es lo mismo que lo haga una persona sin patologías previas y sana, a que lo haga una persona mayor de 65 años.

Por tanto, la polifarmacia puede dividirse en dos tipos; la polifarmacia apropiada y la inapropiada. La primera es aquella en la que se utilizan los medicamentos necesarios y que se prescriben teniendo en cuenta los factores individuales y el contexto del paciente. La segunda en cambio, es a la que hacemos mención en esta entrada y que se basa en una prescripción de demasiados fármacos sin tener en cuenta el resto de medicamentos en los que el paciente corre el riesgo de sufrir consecuencias adversas en su salud por su uso incorrecto. 

Solución

Frente a esta situación, ¿qué podemos hacer?

En primer lugar, sería importante establecer estrategias entre los profesionales de la salud donde desarrollen protocolos que tengan en cuenta todas estas variables, como el contexto del paciente y el resto de medicamentos que está consumiendo, para evitar riesgos asociados en el futuro.

Junto a estas nuevas medidas, también se han desarrollado nuevas herramientas como los criterios STOPP/START y criterios Beers para la identificación de medicamentos potencialmente inapropiados. Así mismo, la OMS también a propuesto una serie de pautas en el informe Medication Safety in Polypharmacy , todo ello con la finalidad de cuidar de la salud de nuestros mayores.

Adultos abrazados y de aspecto saludable y feliz

Algunas de las pautas sugeridas son: implantar revisiones periódicas de la medicación en pacientes polimedicados; permitir a los profesionales sanitarios y a los pacientes discutir temas relacionados con la polimedicación, lo que llama “cultura de seguridad”, o implementar un enfoque centrado en las personas, revisando la medicación con los pacientes y/o sus cuidadores.

Así pues, si tienes personas mayores a tú alrededor, o tú mismo/a tienes 65 o más años, recuerda comprobar siempre si la medicación consumida es adecuada y compatible para, de esta manera, evitar daños mayores y gozar de una buena calidad de vida. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *